sábado, 24 de enero de 2009

La Crisis de Wall Street (Segunda Parte)

Creado por Juan Manuel Wills

Bogotá, Enero 24 de 2009

Para iniciar me gustaría compartir estos dos párrafos extractados de un artículo publicado en la edición electrónica de The Economist en Enero 23:


"Another sticking point was pay. Mr Thain had cheekily lobbied for a 2008 bonus of at least $10m for successfully selling Merrill, but was forced to back down amid a storm of public and political outrage. Worse, already aware that the quarter would be ugly, he rushed out bonus payments of at least $3 billion to Merrill employees in late December, a few days before the deal closed—and several weeks before they would usually be paid. Astonishingly, Merrill put aside a total of $15 billion for compensation in 2008, a mere 6% less than it handed out the year before.


And then there is the strange case of the office redesign. Mr Thain reportedly ordered $1.2m to be spent on his suite last year, of which $87,784 went on a rug, $68,179 on a 19th-century credenza, $28,091 on curtains, $18,468 on a George IV chair and $35,115 on a commode, presumably not the type used for night-time relief. The interior designer was not the only beneficiary of Mr Thain’s largesse: his driver picked up $230,000 for a year’s work. Critics of executive excess haven’t had this much to chew on since Tyco’s Dennis Kozlowski spent $6,000 of his shareholders’ cash on a shower curtain.”


Seguramente ya han identificado el personaje. Se trata de uno de los grandes “súper-hombres” de Wall Street, John Thain, Director Principal de Merrill Lynch desde el 2007, contratado para “salvar” esta firma del potencial colapso financiero que podrían generar las irresponsables inversiones comprometidas por sus banqueros en la primera década del siglo XXI.

Mr. Thain, para la rosca de estos fatídicos asaltantes de cuello blanco, era un admirado héroe por su inventiva, sus logros, hazañas y su vida paradisíaca. Cuando la crisis se destapó en Octubre pasado, en el fin de semana que inició todo el desplome mundial con la quiebra de Lehmann Brothers convenció en apenas dos días a los directores del Bank of America para que adquirieran la firma y así protegerla del desastre final. Lo que sesgadamente olvidó explicar a sus ingenuos compradores ( como probablemente lo hizo muchas veces en su carrera profesional con los inversionistas que le otorgaron su confianza) fue presentar sin tapujos la situación real de Merrill Lynch que resultó ser mas desastrosa de lo que cualquier ser inteligente hubiera pensado (en el trimestre que acaba de pasar, el primero después de su venta, anunciaron pérdidas por US 16.000 millones). Por esta “maravillosa” estrategia de venta conquistó elogios adicionales entre sus empleados y colegas como el gran ejemplo de la industria…..pero ayer en una conversación de 15 minutos con el presidente del Banco el reinado llegó a su fin, fue despedido y se destaparon sus cartas.

Realmente el mundo financiero, con sus excepciones, ha sido manipulado en los últimos años por personajes indignos, banqueros de inversión sin ética comercial y sin pudor, para quienes ha primado su interés personal de enriquecimiento ilimitado, -asegurar el bono millonario que les correspondía por su capacidad de engañar inteligentemente- sobre cualquier beneficio de sus clientes; y al no medir ni importarles las consecuencias futuras de sus acciones en sus asesorados, arriesgando el dinero de estos y no el de sus compañías, han generado una crisis mundial, en la cual como siempre los que terminan pagando las peores consecuencias son los miembros de la sociedad que conforman la base de la pirámide. Y, a propósito de pirámides, la de DMG es una pequeña maldad comparada con todo lo que han generado "brillantes" directores como el protagonista de la nota.

Estos funestos dirigentes no pueden salir de la crisis -si es que finalmente hay una solución- impunes y ricos; y esperamos que la administración Obama logre hacerlos responder hasta con su último dólar por tan siniestro ejemplo de egoísmo e irresponsabilidad, pues no es posible entender que en medio de la crisis y con el dinero de los demás –ahorradores, accionistas, y ahora, también el gobierno que en su desesperación los ha premiado con una ayuda que no se merecen pero que es necesaria para evitar el caos total- continúen haciendo de las suyas, sin ningún control. ¿Que tal esa gran muestra de sensibilidad y de humildad que nos dió al redecorar en medio de la crisis, con un dinero que no era el suyo, su oficina por $1.2 millones de dólares, pagarle al chofer $200.000 por el año o reconocerle a sus ejecutivos un bono inmerecido por unos resultados desastrosos en el mas reciente reporte?

La sociedad en general y la norteamericana en particular tiene que entender que el despilfarro y abuso de confianza no es algo tolerable en un mundo que debería procurar por el contrario ser cada vez mas solidario y austero.

5 comentarios :

  1. Muchas gracias, Chonto, por tomarte el trabajo de hacer estas claras explicaciones, en asuntos que tenemos la necvresidad de entender cada vez mejor.

    Excelente Blog; recibe muy cálidas felicitaciones,

    Eduardo Fonseca

    ResponderEliminar
  2. Chonto, muchas gracias por tomarte el trabajo de hacer estas excelentes explicaciones en un asunto que es necesario comprender cada vez mejor.

    Felicitaciones por el blog,

    Eduardo Fonseca

    ResponderEliminar
  3. Cómo puedo leer la Primera Parte?

    Eduardo Fonseca

    ResponderEliminar
  4. Si existiera el mas mínimo nivel de castigo, deberían meterlo de cabeza en el inodoro de US 35.000,00 que incluyó en la remodelación de sus oficinas y luego hacerlo pasar enterito hasta el Hudson!!

    ResponderEliminar
  5. Juan!
    Qué maravilla de video el de tu nieto!! UNA BELLEZA- Y me gustó mucho tu blog. Gracias por seguir enviándolos. Abrazos a Patricia!
    Marta

    ResponderEliminar

Sus comentarios son bienvenidos. Si no tiene identificación en los sistemas relacionados (Twitter, Google+, Facebook...) debe hacerlo como invitado. En tal caso, por favor asegúrese de incluir su nombre en el cuerpo del texto para poder responderle.

Su retroalimentación y sugerencias son muy importantes para el autor.Mil gracias

JMW